Inicio Noticias sobre aves

Menú principal

Agenda - Calendario

« < Enero 2018 > »
D L M X J V S
31 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3
Últimas noticias
Las lagunas del Canal de Castilla registran cotas de inundación históricas PDF Imprimir E-mail
Las intensas lluvias, heladas y nevadas que se han venido sucediendo en el norte peninsular durante este invierno han hecho posible que los más de setenta humedales asociados al Canal de Castilla registren cotas de inundación máximas, recuperando en muchos casos su extensión original. Este fenómeno resulta muy positivo para estos sistemas acuáticos debido a que la principal amenaza que pesa sobre ellos es la escasez de agua derivada de las intensas alteraciones de los cursos de agua que los alimentaban e intentos de drenaje para obtener tierras cultivables.

Las aves acuáticas son un excelente bioindicador de la salud de estos humedales y, por ejemplo, en la Laguna de Besana, en el término de San Cebrián de Campos, desde el mes de enero se ha establecido una nutrida comunidad aviar, entre la que destaca un bando de en torno a 120 ánsares comunes (Anser anser), junto a otro centenar de ánades reales (Anas plathyrhynchos), 25 cercetas comunes (Anas crecca) y otras especies como fochas comunes (Fulica atra), zampullín chico (Tachybaptus ruficollis), garza real (Ardea cinerea), cormorán grande (Phalacrocorax carbo), además de varios individuos de aguilucho lagunero (Circus aeruginosus) y aguiluhco pálido (Circus cyaneus). Pero sin duda, lo más interesante de este invierno para esta laguna de menos de cinco hectáreas ha sido la cita de un porrón pardo (Aythya nyroca) desde mediados de febrero, lo que viene a suponer la tercera cita conocida para esta amenazada especie en la provincia de Palencia.
Otra laguna importante en el Canal de Castilla es la Toja de Ribas, en Ribas de Campos, donde desde finales de enero de localizan de forma más o menos estable en torno a un centenar de ánsares comunes (Anser anser), 150 ánades reales (Anas plathyrhynchos), y en menor número otras acuáticas como fochas comunes (Fulica atra), zampullines chicos (Tachybaptus ruficollis), ánades frisos (Anas strepera), patos cuchara (Anas clypeata),  somormujo lavanco (Podiceps cristatus), cormorán grande (Phalacrocorax carbo), cercetas comunes (Anas crecca) y al menos 8 aguiluchos laguneros (Circus aeruginosus) y varios aguiluchos pálidos (Circus cyaneus). Éste humedal presenta una amplia y profunda zona de aguas libres, además de un observatorio de aves, por lo que es un lugar muy favorable para la observación de estas y otras especies.

Más información sobre la localización y características de los humedales asociados al Canal de Castilla se puede encontrar en la Web www.lifecanaldecastilla.org.
 

Grupo de anátidas descansando en la laguna de Boada, donde se puede ver un ejemplar de porrón pardo (Aythya nyroca)
 
Los ánsares comienzan la migración hacia las zonas de reproducción PDF Imprimir E-mail
Desde al menos el pasado día 29 de enero se vienen observando nutridos bandos de ánsares en migración hacia el Norte, de regreso a las áreas de cría. Estos movimientos se han hecho especialmente patentes el día 1 de febrero, cuando desde primeras horas de la mañana el rosario de puntas de gansos volando alto con la típica formación en V era constante.

El abandono de las áreas de invernada se viene produciendo en los últimos años a lo largo de la primera semana del mes de febrero. Sin duda alguna los humedales quedan ahora un tanto más tristes sin los estruendosos bandos de los ánsares desplazándose desde las lagunas hacia los comederos o viceversa.

 
El censo internacional de aves acuáticas de las lagunas de Boada y Pedraza ha sido de 32.783 ejemplares PDF Imprimir E-mail
El día 19 de enero de 2010 los técnicos de la Fundación Global Nature han llevado a cabo en las lagunas de Boada y Pedraza el censo internacional de aves acuáticas. El censo ha venido precedido de importantes dificultades técnicas, debido en un primer momento a la persistente niebla, que obligo a suspenderlo en dos ocasiones, y luego a las abundantes lluvias de las últimas semanas, que han inundado numerosas fincas agrícolas por lo que algunas especies, como el ánsar común, se encontraban muy dispersos por el territorio.

El resultado final ha ofrecido uno de los censos más importantes de aves acuáticas en los últimos años: 32.783 ejemplares. El ánsar común ha sido la especie más numerosa con 25.750 ejemplares, a los que hay que sumar la presencia de al menos 15 ánsares caretos grandes y 6 barnaclas cariblancas.
Los ánades de superficie cuentan también con cifran importantes, encabezadas por los 2.395 ánades reales, 645 cercetas comunes o 163 patos cucharas. Importante ha sido también la presencia de nutridos bandos de avefrías en las tierras próximas a los humedales, con una estimación mínima de 3.400 ejemplares, a los que hay que sumar la presencia en bandos mixtos de al menos 218 chorlitos dorados.

Con estos datos, se pone una vez más de manifiesto la importancia internacional de estos humedales como enclave para la invernada y conservación de las aves acuáticas. La laguna de Boada se consolida como la zona húmeda más importante para la invernada de acuáticas de la provincia de Palencia.


  Laguna de Boada Laguna de Pedraza Total
Garza real 1   1
Cormorán grande 2   2
Ánsar común 21.250 4.500 25.750
Ánsar careto grande 15   15
Barnacla cariblanca 6   6
Tarro blanco 12   12
Ánade real 1.331 1.064 2.395
Pato cuchara 163   163
Ánade silbón 22 102 124
Cerceta común 594 51 645
Ánade friso   28 28
Ánade rabudo 2 4 6
Porrón común 1   1
Focha común 3   3
Zarapito real 9 2 11
Avefría 2.800 600 3.400
Chorlito dorado 150 68 218
Aguilucho lagunero 2   2
Aguilucho pálido 1   1
Total 26.364 6.419 32.783
 
Las lagunas de Boada y Pedraza alcanzan el número máximo de aves invernantes PDF Imprimir E-mail
Después de las abundantes y continuadas lluvias y nieves de los últimos días, las lagunas de Boada y Pedraza se encuentran, por primera vez en esta temporada, prácticamente al 100% de su capacidad.
 
Como cabía esperar, esta disponibilidad de hábitat se ha visto reflejada con un importante incremento del número de aves acuáticas invernantes, muchas de ellas arrastradas por las sucesivas olas de frío provenientes del norte de Europa.

En el censo del día 30 de diciembre de 2009 el número de aves acuáticas en ambos humedales superó los 23.000 individuos, de los que casi 21.000 ejemplares se encontraban en la laguna de Boada.

Por especies, destacan los 19.550 ejemplares de ánsar común, seguido por algo más de 1.600 ejemplares de ánade real y acompañados de un buen número de ánades de superficie como cerceta común, pato cuchara, ánade friso, ánade silbón y, en menor número, otras especies como el tarro blanco o el porrón común.

Destacan también el elevado número de chorlitos dorados y avefrías detectado en los entornos inmediatos de ambos humedales, localizándose numerosos y grandes grupos de estas dos especies de aves por las alfalfas y rastrojos situados entre estos humedales.



Grupo de ánsares comunes pastando en los cultivos próximos a los humedales
 
Aumenta el número de aves invernantes en las lagunas esteparias PDF Imprimir E-mail
El presente otoño se está caracterizando por una climatología benigna para estas fechas y una acusada escasez de precipitaciones, razones que han motivado un bajo número de aves invernantes en las lagunas esteparias.

Pero poco a poco las lluvias van haciendo acto de presencia y el frío se adueña de las estepas cerealistas, lo que rápidamente se ve reflejado en un notable incremento del número de aves invernantes. Así, a mediados ya de noviembre, el número de ánsares comunes (Anser anser) sobrepasa ya los 9.000 ejemplares, algo más de 6.000 en La Nava y unos 3.000 en Boada. El número de patos también ha aumentado de forma notable, especialmente el de ánades reales (Anas platyrhynchos), aunque cada vez resultan más numerosos los bandos de ánades silbones (Anas penelope), patos cucharas (Anas clypeata), cercetas comunes (Anas crecca) o ánades frisos (Anas strepera). Destaca también la presencia en La Nava de al menos tres garcetas grandes (Casmerodious albus).

Las especies consideradas “rarezas” o menos habituales también han hecho ya acto de presencia. El ánsar careto grande (Anser albifrons) cuenta con al menos tres ejemplares en La Nava y un grupo de nueve ejemplares en Boada. Se ha visto ya la primera barnacla cariblanca (Branta leucopsis) en La Nava y el primer ánsar piquicorto (Anser brachyrhynchus) de la temporada en la laguna de Boada.

Por último, y aunque no son aves acuáticas, destaca la invernada de las rapaces. Hasta nueve ejemplares diferentes de aguilucho pálido (Circus cyaneus) se pudieron observar el día 15 de noviembre en un recorrido en automóvil entre las localidades de Fuentes de Nava, Boada de Campos y Pedraza de Campos. Varias decenas de aguiluchos laguneros (Circus aeruginosus) acuden diariamente a dormir a La Nava, mientras que los cultivos cerealistas, que cuentan con un pequeño repunte de topillos campesinos en estas fechas, son el cazadero para cientos de milanos reales (Milvus milvus), ratoneros comunes (Buteo buteo) y cernícalos comunes (Falco tinnunculus).

Todas las citas más reseñables de aves pueden ser consultadas en la sección cuaderno de campo de esta página Web.
 

Laguna de Boada el 15/11/2009 con varios cientos de patos y gansos
 
« InicioPrev12345678910PróximoFin »

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL